El Sol y la energía renovable

La energía solar puede aprovecharse directamente, incluso cuando está nublado. Esta energía se utiliza cada vez más para generar electricidad y calor, así como para desalinizar el agua. Las energías renovables, como la solar, se han convertido en la tecnología predilecta, y por tanto se calcula que de aquí a 2040 representará prácticamente dos tercios de la capacidad mundial adicional, gracias a la reducción de los costos y a políticas públicas favorables.

La medición de la luz solar

Es fundamental medir la radiación para que las instancias decisorias del sector de la energía solar puedan calcular cuánta electricidad va a producir una instalación de energía que se ha proyectado implantar, en función de la cantidad de luz solar que haya en días soleados y días nublados, o en los cortos días de invierno o los largos días estivales.

El Sol, nuestro bienestar y nuestra salud

Esto se aprecia en las variaciones estacionales de las manifestaciones psiquiátricas relacionadas con la exposición a más o menos horas de luz solar, en especial el estado de ánimo y la ansiedad, así como el suicidio. 

La sobreexposición a la luz solar es perjudicial para la piel, los ojos y el sistema inmunitario. Los expertos consideran que podrían prevenirse cuatro de cada cinco casos de cáncer de piel si se tomaran las medidas adecuadas para protegerse de las quemaduras causadas por la radiación ultravioleta (UV) del Sol, que son en gran medida evitables.

El efecto del Sol en la Tierra

A menudo estas leves oscilaciones se deben a ciclos de larga duración relacionados con la órbita que describe la Tierra alrededor del Sol, a cambios en la nubosidad y a otras fluctuaciones que tienen lugar en la Tierra. Incluso fluctuaciones climáticas relativamente leves han tenido efectos drásticos, de ámbito regional, en las civilizaciones y han provocado el auge y la caída de imperios, como el maya o el del Antiguo Egipto.

El Sol

El Sol tiene un diámetro de aproximadamente 1,39 millones de kilómetros, que equivale a 109 veces el de la Tierra. En su núcleo, la temperatura es de unos 15 millones °C ; mientras que la superficie del Sol (la parte que vemos) está a unos 5 500 °C.